Concluida la segunda fase de la restauración de los candelabros del paso de la Sagrada Lanzada.

Ya ha concluido la segunda fase de la restauración de los candelabros del paso de misterio de la Sagrada Lanzada que quedaban por restaurar y dorar, junto con los basamentos y crestería. Una fase que ya ha terminado empleando Oro Triple Grosor Italiano 23 y tres cuartos de quilates, de máxima calidad.

La restauración la está llevando a cabo Francisco Pardo.

El paso de la Lanzada es de estilo gótico florido inspirado en la crestería del retablo mayor de la catedral de Sevilla y fue diseñado por Luis Jiménez Espinosa en 1944. Se trata de uno de los más grandes de la Semana Santa de Sevilla. Los ángeles de las cuatro esquinas del paso están inspirados en los realizados por Lorenzo Mercadante de Bretaña en 1454 para el sepulcro del cardenal Juan de Cervantes de la catedral. 

El escudo de la parte frontal del paso tiene una cartela con el escudo de la hermandad y otra con el escudo de Sevilla, cubiertos por una corona real. Fue realizado a partir de 1945 por Manuel Guzmán Bejarano, Antonio Vega Sánchez, Antonio Martín Fernández y Manuel Morillo Bernal. También intervinieron Rafael Barbero Medina y Luis Ortega Bru. 

Se procesionó con él por primera vez, sin estar acabado, en 1950. En 1952 se terminó de tallar. 

Entre 1953 y 1955 fue dorado por Serafín Jiménez Pérez. En 1961, tras la riada del Tamarguillo tuvo que ser dorado de nuevo por Serafín Jiménez. Entre 1995 y 1996 fue restaurado por Artesanía Arosa y por Manuel Calvo Camacho entre 1997 y 1999.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *