Este año el Corpus Christi, una celebración tan deseada e importante en Sevilla, ha sido muy diferente al que recordamos de otros años. Nuestro director del periódico, Javier Serrato, ha estado cubriendo este evento tan especial desde las primeras horas de la mañana.

Este jueves atípico en el que ha lucido el sol durante toda la mañana, ha tenido lugar la celebración de la Santa Misa a las 10 de la mañana en la Catedral. Ya en el interior de ella, se podía observar las distancias de seguridad que guardaban las personas, todas y cada una de ellas con su mascarilla en el rostro.

Las autoridades Civiles y Militares también han sido protagonistas en el Corpus Christi de Sevilla.

Comenzaba la misa a las 10 de la mañana en la Catedral sevillana en el que se ha leído la homilía, redactada por el arzobispo de Sevilla Juan José Asenjo, en el que pide a los fieles que «lo que perdamos en  esplendor, lo ganemos en fervor, renovando nuestra fe en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía». Esta homilía ha sido leída por el obispo auxiliar, Santiago Gómez, debido a los problemas de visión que tiene el prelado desde la misa funeral por la víctimas del Covid 19.

Durante la misa, otras de las curiosidades que han asomado en el Corpus Christi, ha sido el momento de la Paz, en el que acostumbramos a acercarnos al de al lado y darle la mano deseándole la paz. En este caso, la Paz se ha realizado con una inclinación de cabeza hacia los que se encontraban al lado.

Tras la misa, ha tenido lugar la ceremonia claustral, realizándose un recorrido interior por la Catedral de Sevilla. Dentro de esta procesión hemos podido ver a personas tan relevantes en el mundo cofrade, como es el caso del presidente del Consejo de Hermandades, Francisco Vélez.

También ha sido muy especial el homenaje que se ha realizado a la Guardia Civil y los sanitarios de los centros hospitalarios. En este se ha agradecido la importante labor que han realizado y la dura batalla que han tenido que librar a lo largo de estos meses.

Otro momento muy emotivo de la celebración de este Corpus Christi atípico, ha sido la salida del arzobispo de Sevilla, ante él, numerosos fieles se arrodilla ante la puerta de la Ascensión.

Este año sin ninguna duda, será un año diferente para todos, pero este Corpus Christi jamás quedará en el olvido. Será recordado como el Corpus Christi de las distancias de seguridad y las mascarillas, pero lo importante es que otro año más Sevilla celebró esta festividad tan especial y tan deseada por los fieles y devotos sevillanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies