Hoy era el día en el que se se habría podido ver a la Virgen del Rocío por las calles de su pueblo de Almonte, en esa esperada salida que tan sólo se produce cada siete años. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha provocado que esta procesión tenga que esperar, mientras que a modo de homenaje, las calles se han vestido de gala mientras que en la puerta de la Asunción se ha colocado un altar.

También fue el día en el que las hermandades sevillanas del Rocío celebraban sus respectivos cultos previos a la romería. Y así fue, al menos para tres de las cinco filiales de la capital. De esta manera, Triana, Sevilla y la Macarena retransmitieron el acto a través de streaming con una única diferencia. Y es que, mientras las dos primeras lo hicieron a puerta cerrada, la Macarena sí abrió las puertas de la parroquia de San Gil.

Pero, antes de comenzar las funciones propias del Rocío de Sevilla y la Macarena, un tamborilero recorrió las calles cercanas a sus sedes. La primera, sobre las diez de la mañana por la plaza del Salvador. Más tarde, llegaría hasta la puerta de la basílica de la Macarena para tocarle un Rocío inolvidable a la Virgen de la Esperanza.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies