Humildad, sentimiento y pasión (vídeos)

MÁLAGA, A 6 DE OCTUBRE DE 2019

No cabe duda que en cada una de las provincias que conforman Andalucía se vive de forma diferente la Semana Santa, las romerías, las salidas extraordinarias de las distintas hermandades… y ahí precisamente reside la grandeza de las manifestaciones de religiosidad popular que se dan cita en nuestra tierra.

No se vive igual la Semana Santa en Sevilla, con la riqueza artística de sus Imágenes, con sus contrastes entre la austeridad de las cofradías de silencio y la alegría que transmiten las hermandades de barrio. No se expresa de igual forma la religiosidad popular en las hermandades de Cádiz, con ese sonido inconfundible de las horquillas, con ese mar de fondo, que la de ese marco incomparable de mezcla de culturas en Córdoba, donde transita una cofradía cristiana junto a las columnas de mármol, jaspe y granito sobre las que se apoyan los  arcos de herradura bicolores que delatan su pasado árabe. No es lo mismo vivir Jaen en esa Semana Santa donde se mezclan la sobriedad de Castilla y, por otro, el esplendor de Andalucía, transitar por las estrechas calles del Albaycín granadino con la majestuosidad de la Alhambra de fondo o las  fogatas inmensas entre las “cuevas”, viviendas de los gitanos, donde se desarrollan las zambras llenas de duende. No es igual los encuentros en Almería, o sus cantos gregorianos que el júbilo del Domingo de Ramos en Huelva con “La Borriquita” o la solemnidad del Viernes Santo con el “Santo Entierro” y el fervor mariano del Miércoles Santo con las Vírgenes de la Victoria y la Esperanza 

Pero lo que es evidente es que todas ellas tienen un denominador común, la expresiones de devoción, de fe, de amor a sus Titulares. Sus hermanos no escatiman esfuerzos, todo sacrificio está justificado. Y muestra de ello son estas imágenes.

Málaga con la singularidad de su Semana Santa, con esos tronos donde portan a su Rey , con esos hombres que avanzan a golpe de campana, supone la máxima expresión de la diversidad de la religiosidad popular que tanto nos enriquece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *