La idea de este gel hidroalcohólico con olor ha incienso ha sido de Antonio Mendoza, hijo del campanero de la iglesia del Salvador.

Se trata de un novedoso producto que parece destinado a convertirse en un imprescindible en las iglesias, las cuáles poco a poco van retomando su actividad. Por el momento, según declaraciones del propio Mendoza a El Diario de Sevilla: «se ha estado vendiendo a modo de prueba en Valencia y ha tenido mucha aceptación. Ayer miércoles lo pusimos a la venta en Andalucía y está teniendo mucha aceptación». De hecho, solo en las primeras 24 horas este gel ha recibido pedidos de iglesias y hermandades de varias provincias andaluzas, principalmente de Sevilla, Huelva, Cádiz o Málaga.

Mendoza, a través del Grupo Campa (un conglomerado de 11 empresas que colaboran entre ellas según sus propias necesidades), también dispone de dispensadores de geles y máquinas de ozono para la limpieza: «Llevamos un año funcionando. Ahora, con el coronavirus, el tema de las campanas se ha quedado muy parado y no había más remedio que reinventarse y pensar en las necesidades que pudieran tener las hermandades y las iglesias», reconoció el autor de este producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies