Tras la inundación que se produjo el pasado martes durante una fuerte tormenta, la Ermita ha recuperado su normalidad y ha vuelto a abrir sus puertas para realizar sus correspondientes cultos. Gracias a la colaboración de un grupo de voluntarios, como la Juventud Protectora de las Ermitas de Córdoba y numerosos cordobeses, la Ermita ha podido volver a su esplendor.

A pesar de que la tormenta llegó a varias zonas de la Ermita, como por ejemplo, la Biblioteca, la cual ha quedado completamente inservible, la Ermita ha conseguido recuperarse rápidamente y ya se encuentra celebrando la misa de las seis de la tarde y la de los domingos a las doce de la mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies