La capilla de los Marineros, sede de la hermandad de la Esperanza de Triana, ha abierto sus puertas por primera vez después de dos meses. Esto se debe a las nuevas medidas de desconfinamiento establecidas en la fase 1 de la desescalada en Sevilla. La capilla ha abierto sus puertas a las diez de la mañana tras dos meses de clausura debido al estado de alarma. Antes de entrar a rezar, a los visitantes se les proporciona un poco de gel. La apertura de capilla de los Marineros ha sido recibida con gran alegría en la calle Pureza, donde poco a poco los comercios y bares también han podido abrir y recobrar un poco la ilusión bajo el amparo de su Esperanza.

Javier Hernández, vestidor de la virgen trianera, la ha ataviado de luto riguroso por las víctimas fallecidas a causa del coronavirus.  Así, la Virgen luce el terno negro propio del mes de los difuntos, compuesto por una saya bordada por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1891, y un manto a juego realizado en el taller de Fernández y Enríquez en 1998. Asimismo, la Virgen lleva un tocado liso y corto, propio de los años veinte del siglo pasado, al igual que un pañuelo negro de encaje, símbolo que representa también el luto a las víctimas mortales de esta pandemia. Nuestra Señora, también lleva la corona de plata del primer tercio del siglo XIX, y un rosario de azabache y plata, en memoria al mes de María, en el que actualmente nos encontramos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies