Más rehabilitaciones y labores de limpieza en la catedral de Sevilla.

Después de que hace cinco años que terminaron los trabajos de rehabilitación del retablo mayor de la Catedral de Sevilla  se hace preciso hacer una limpieza superficial de la zona inferior. Así el próximo lunes comenzarán a andamiarse las dos tandas de la base del altar para que los técnicos puedan retirar el polvo acumulado en estos años.

Los trabajos tendrán lugar durante el mes de julio y durarán un máximo de tres semanas., según ha manifestado la conservadora del Cabildo Catedral, Ana Isabel Gamero.

Las labores las llevarán a cabo un grupo de restauradores titulados con la máxima seguridad. Se instalará una plataforma en la calle central y se cubrirá el retablo con seis metros de andamios . En cuanto a la Virgen de la Sede, titular del templo, quedará protegida y cubierta en su dosel.

Por otra parte, en la catedral se están llevando a cabo otras siete rehabilitaciones. Por un lado, se van a limpiar y consolidar los paramentos y bóvedas de las capillas de Scalas, Doncellas, San Francisco y la de los Evangelistas. En el trascoro, se ha iniciado la ampliación de una galería técnica para mejorar la instalación eléctrica de cara a las exposiciones que allí se celebran. También se está restaurando la capilla de la Virgen del Consuelo y en la de la Virgen del Pilar.

Igualmente, se ha colocado una vitrina en el tesoro donde se instalará el Tabernáculo de Valadier para que el visitante lo pueda contemplar en su totalidad. Es una de las piezas de primer nivel que conserva la Catedral, que acoge al Santísimo para su adoración el Jueves Santo. Esta pieza central del denominado Monumento se instala en la Capilla Real y junto a ella, las llaves del Sagrario. Fue costeada por el canónigo Juan Ignacio del Rosal, realizada en Roma en 1771 por Luis Valadier y la peana por Francisco Leclare en 1774.

En la sacristía mayor se ha colocado la nueva base del fanal para el busto relicario de Santa Rosalía, pieza clave de la orfebrería barroca sevillana realizado en plata cincelada y repujada por el orfebre italiano Lorenzo Castelli en 1688 y donado a la Catedral por el arzobispo Jaime de Palafox. Por último, también se prevé la restauración de la vidriera de Carlos de Brujas «La Resurrección» a la espera de la autorización de Cultura.

Todos estos trabajos han sido promovidos y financiados en su totalidad por el Cabildo Catedral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *