Los Estatutos, que fueron promulgados en 1991 por el presidente Francisco Toledo y el obispo Ramón Buxarrais, han sido actualizados.

La Diócesis de Málaga aprobó el pasado 18 de mayo los nuevos estatutos de la institución de San Julián. Estos nuevos estatutos, que constan de doce epígrafes, explican el funcionamiento de la institución, y consolidan cultos en honor al Santísimo Cristo Resucitado y María Santísima Reina de los Cielos, cotitulares de la entidad en la Iglesia de San Julián, que no habían sido recogidos en los estatutos anteriores.

También se han modificado algunos requisitos, como es el caso del plazo de las incorporaciones de las cofradías a la Agrupación. Si hasta el momento eran necesario como mínimo cinco años consecutivos de salidas profesionales para solicitar un nuevo ingreso corporativo, este plazo ha aumentado el doble, siendo diez. Asimismo, se necesitará contar con un informe de los párrocos y directores espirituales de las hermandades aspirantes, así como del patrimonio de las mismas y de los hermanos que las conforman, a fin de poder objetivar la realidad cofrade que presentan.

El procedimiento de elección y el periodo de mandato del presidente de la Agrupación, también ha experimentado modificaciones. A partir de ahora en la votación, no solo votará la Asamblea de Delegados, sino también la Junta de Gobierno. Así, cada hermano mayor deberá entregar en un sobre cerrado el voto acordado por la hermandad, con el visto bueno del hermano mayor, preservando de esta manera el anonimato. Se emitirá un solo voto por cofradía agrupada y será elegido el candidato que obtenga la mayoría simple de los sufragios recabados, en lugar de la mayoría absoluta establecida hasta ahora, no pudiendo presentarse más de dos candidaturas a las elecciones.

Igualmente, el número de miembros del órgano permanente de la entidad queda reducido a la figura del presidente, vicepresidentes, secretario, fiscal y tesorero.

En relación a la entrega de honores y distinciones, desaparece la medalla de plata y se mantiene la imposición del escudo de oro de la Agrupación al presidente en el acto de su toma de posesión, al igual que la medalla corporativa y el escudo de plata a los miembros de la Junta de Gobierno. A los hermanos mayores que hayan cesado en tal desempeño durante el año anterior se les entregará el escudo de plata y oro, contando con el plácet del delegado diocesano de Hermandades y Cofradías. En cuanto a la concesión de la medalla de oro y el escudo de oro, deberán proponerse en una comisión de estudio que se constituya a tal efecto.

La Junta de Gobierno de la Agrupación, presidida por Rafael Recio, planteó la modificación de las ordenanzas tras el estudio de una comisión en el año 2012, siguiendo las directrices del Obispado que obligaba a las cofradías a su actualización, aunque éstas no fueron ratificadas por la Diócesis. Una labor que se continuó en 2015 con el nuevo presidente, Pablo Atencia, y que después de un largo proceso de cambios, los estatutos fueron refrendados el pasado 18 de mayo por la Diócesis de Málaga, quedando de esta manera adaptados a las nuevas bases diocesanas que fueron promulgadas el pasado año por el actual obispo, Jesús Catalá.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies