El Escudo Mercedario

A lo largo de la historia de la Hermandad de la Humildad de Málaga el escudo mercedario ha ido variando y se ha presentado en distintas formas y expresiones. Desde los diseños más clásicos, los más modernos y hasta los más vanguardistas, con un único objetivo: expresar el hondo compromiso mercedario con la libertad. “No hay mayor caridad que dar la vida por los hermanos”; por eso, cuando veas un escudo en un religioso, religiosa o laico, estarás viendo a un comprometido con la liberación y entusiasta devoto de Nuestra Madre, María de la Merced. El escudo de la Merced es, sin duda, el elemento más identitario de la Orden. Por donde hayan pasado los mercedarios aparece, de una u otra forma, el escudo como signo de su presencia.

La Cruz

La Cruz que lo conforma y que destaca por su color blanco plata, es símbolo de inocencia y pureza, destacando en un fondo rojo sangre y se encuentra situado en la parte superior del escudo. En ella se refleja la decisión entusiasta de la Iglesia de apoyar la labor redentora de Pedro Nolasco en su fundación. Está relacionada con la cruz de la catedral de Barcelona, que en su momento, el obispo Berenguer de Palou, regala a la Orden como una forma de apoyo a la obra redentora de Pedro Nolasco y de su familia regiliosa.

Las Barras

Compuesto por cuatro barras verticales, de color rojo en representación de amor y caridad y tres amarillas oro, símbolo de benignidad y nobleza. Ellas ocupaban la parte inferior del escudo y hacen referencia a la corona de Aragón. El escudo se convierte así en pasaporte real más allá de las fronteras a la hora de ir a las redenciones y mostrar credenciales de autoridad. Por eso se verá muchas veces el escudo coronado con la corona real.

Las cuatro barras color sangre en la corona de Aragón tienen su origen en el hecho dee que Wilfredo el Velloso, fundador de la dinastía de los Condes de Barcelona, cayó herido luchando contra los normandos al servicio de Carlos el Calvo, emperador de los franceses. Así, para premiar su valor, Carlos el Calvo le concedió en su lecho de campaña lar amas heráldicas a él y a sus descendientes. Con ese fin, mojó sus cuatro dedos de la mano derecha en la sangre que emanaba la herida y los imprimió sobre el escudo, dejando así, cuatro barras rojas.

youtube.com/watch?v=YjraNmjRxl0&feature=emb_title

 

Por Estela Alba Hoyos

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies