UNA BANDA DE MÚSICA TRAS EL MISTERIO DE LA QUINTA ANGUSTIA

Por Antonio Vázquez Bayón.

Corría la segunda mitad del siglo XIX. La Hermandad del Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo y la del Dulce Nombre de Jesús se fusionan y en 1851 sacan a las calles de Sevilla el Jueves Santo, abriendo el cortejo un magno escuadrón a caballo, la imagen del Niño Jesús con una banda de cornetas y tambores y tras el misterio la Banda del Soria 9.

Las imágenes de la Hermandad de la Quinta Angustia un Jueves Santo de principios del siglo XX.

Pero llega el año 1906, año en el cual tras verse la junta directiva en aquellos momentos con una situación económica bastante delicada tras la realización del actual paso de misterio en 1904, toma la decisión de prescindir de la coporación musical, sustituyéndola una coral polifónica y cantes típicos de recogimiento.

Y ha sido hace muy poco tiempo, cuando un grupo de hermanos ha presentado ante la actual Junta de Gobierno el planteamiento si cabe, de poder recuperar los sones musicales de una banda de música ya que actualmente no ven con buenos ojos el acompañamiento musical ya que el propio público no respetan el silencio.

Por ello, le mostramos un fragmento sustraído del propio boletín de la cofradía de la Magdalena ante esta situación planteada :

El misterio del Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo, una tarde Jueves Santo
por las calles de Sevilla.

“En los dos últimos cabildos generales celebrados diversos hermanos han sacado a colación el tema de la idoneidad del acompañamiento musical de nuestro Sagrado Misterio en la calle, cuestionándose si la fórmula actual cubre las necesidades de la cofradía en la calle por las dimensiones que ha alcanzado el cortejo y la conveniencia de estudiar, si procede, un cambio en este sentido para que nuestro paso vuelva a ir acompañado de banda de música como lo fue durante muchísimos años hasta el año 1904 en que lo hizo por última vez acompañado por la Banda del Regimiento Soria 9.

Como muchos sabréis los años siguientes tuvo que procesionar sin música al no poder la Hermandad permitirse su elevado coste por estar económicamente dedicada de lleno a abonar las nuevas andas procesionales y las obras en la capilla que se realizaron años antes. Fueron años duros que forzaron a la Hermandad, que en aquel momento contaba con menos de cien hermanos, a la toma de decisiones importantes como fue dejar de procesionar con el misterio alegórico del Dulce Nombre de Jesús.

La capilla musical como la conocemos ahora con el acompañamiento de sochantres no procesionó hasta el año 1962, habiendo lagunas de años en que la Hermandad no llevaba ningún tipo de acompañamiento musical. Buena prueba de ello, es que siendo la marcha Quinta Angustia de Font y Marimont del año 1891, entregada a la hermandad en 1895, no es hasta el año 1973 cuando se estrena la primera obra para la capilla musical titulada “La Virgen llora” escrita por el compositor Enrique García Silva.

Evidentemente y ante la reiteración en Cabildo General, foro apropiado para tratar estos temas, la Junta de Gobierno en atención a los argumentos esgrimidos en tales peticiones procederá al estudio y valoración de dichas peticiones, viendo las distintas opciones que pudieran existir de manera que los hermanos puedan finalmente decidir si es conveniente algún cambio.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *